jueves, 31 de julio de 2014

Cherish

Me aburro fácil. Soy conciente. A veces aspiro a cosas que no necesito y me olvido lo que tengo. A veces quiero más de algo y no veo todo el resto, que es tres veces mayor. Hace unas semanas me dí cuenta que si tuviera la opción, no trabajaría más -por el momento-. Hasta me "auto-convoqué" a unas "vacaciones" (eliminé dos días de trabajo, que loca). Y hoy, como toda gran revelación, el mundo dejó de girar, y mi otro yo se paró en frente mio, diciendo "Pará nena. ¿No ves? No te pierdas otra vez. Estuviste peor, ¿vale la pena largar ahora? Sé conciente." Esta frase se aplicó a varios aspectos de mi vida. A veces necesito poner el freno de mano en seco, y después, cuando mis neuronas se oxigenaron, pienso con claridad.

"Gastá lo que ganás,
limpiá lo que ensuciás y
ordená lo que desordenás"
(Lo leí recién en un blog y me encantó)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Hola! Gracias por comentar :)