jueves, 7 de agosto de 2014

Si nunca quise parar...

La naturaleza es sabia, pero claramente se quedó sin recursos cuando nos hizo a nosotros, los seres humanos. Tan incapaces en sus capacidades.
Hay veces que tu cabeza te pide frenar y -como me pasó a mí- uno trata pero no encuentra la forma. Lamentablemente no venimos con el freno de mano, que nos permite detenernos sin importar a dónde vamos. Es entonces cuando el mismo cuerpo te frena, y somatizás.
¿Qué ironía no? Yo hablaba de querer dejar el trabajo si pudiera, de mis "días de vacaciones" que no pudieron ser... Y ahora, estoy desde el martes pasado hasta el próximo lunes de VACACIONES, ¿por qué? Por un bello ataque de hígado que me agarré. Sí, pasé unos buenos días en cama reflexionando -espero que me hayan servido de algo-.
En fin, cuando nosotros no encontramos la solución, la naturaleza te planta los pies en la tierra -te embarra y después arreglate vos para salir-, pero es por nuestro propio bien. Es mil veces mejor ver las cosas por nuestros medios, sin llegar a acciones tan drásticas, obvio.
Lo importante es... relax, take it easy...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Hola! Gracias por comentar :)